18.9.18

¿Realismo socialista?


[de la biblioteca paterna]

Máximo Gorki fue fundador del movimiento literario del realismo socialista, del cual es un exponente su obra. Principalmente la novela 'La madre', considerada generalmente como la primera obra realista socialista. Gorki fue un importante factor en el rápido crecimiento de esta corriente y en su opúsculo 'El realismo socialista' trazó sus fundamentos. Aunque el realismo socialista tiene sus raíces en el neoclasicismo y las tradiciones realistas de la literatura rusa del siglo XIX, que describen la vida común del pueblo. Entronca pues, con una tendencia decimonónica a representar la vida social del proletariado. El término "realismo" se utiliza por la intención de describir al trabajador como se supone que es en realidad. Su objetivo es exaltar a la clase trabajadora común, al presentar su vida y trabajo como materia digna de estudio. En otras palabras, lo que se pretendía era educar al pueblo en las miras y significado del socialismo. [De Wikipedia].
* 
Como señaló el propio Gorki: "No hay gente inútil, sólo hay gente perjudicial". Un pequeño relato suyo, dentro de otra obra, no sería ningún ejemplo de lo anterior. Más bien lo leemos como una precuela del 'realismo sucio' que vendrá mucho después y en otro contexto. Pero, independientemente de su adscripción, nos resulta un buen ejemplo de una prosa moderna que adecúa forma y contenido, con equilibrio entre estilo indirecto y estilo directo, sin largos párrafos, ni fárragos y con contención en el uso de imágenes literarias. Una lectura que, por sencilla, no deja de ser admirable, aún con el poso de amargura que nos transmite:


MISERIA DE NINA
"UNA tarde, cansado de trabajar, me había tendido al suelo en el ángulo de un caserón de piedra; sobre el muro, los rayos del sol hacían resaltar las hendiduras profundas y las manchas de barro.
En el interior de la casa, día y noche, parecidos a las ratas en una bodega, se agitaban unos hombres hambrientos y sucios; llevaban el cuerpo cubierto de guiñapos, y sus almas estaban tan mancilladas como sus cuerpos.
Por las ventanas de la casa se escapaba, semejante al humo espeso y lento de un incendio, el rumor sordo y monótono de la vida hormigueante; sumido en una especie de somnolencia, escuchaba yo este rumor triste.
De pronto, cerca de mí, surgió una voz delicada y dulce de detrás de unos toneles vacíos y unas cajas viejas:
Do, do, el niño do,
el niño dormirá pronto ...

Jamás había oído en aquella casa a las madres cunar a los niños con tanta ternura. Me levanté sin ruido y miré tras los toneles. Una muchacha estaba sentada sobre una de las cajas. Su cabeza, llena de rizos rubios, se inclinaba profundamente y, balanceándose, seguía su canción triste.

Do, do, pequeño muñeco,
la mamá vendrá pronto
y te traerá pasteles ...

En sus manitas sucias tenía el mango de una cuchara de madera, envuelta con un trapo rojo, y lo contemplaba con sus grandes ojos.
Tenía unos bellos ojos, claros y tiernos, de una tristeza rara en los niños. Su expresión me hirió de tal modo, que no me apercibí de la suciedad de su cara y de sus manos.
Sobre la muchacha, como si fueran nubes de hollín y de ceniza, pasaban los gritos, las injurias, las risas de borrachos, los llantos; en torno a la niña todo estaba roto y mutilado, y los rayos del sol iluminaban los restos de las cajas, dándoles el aspecto lúgubre de un organismo destrozado por la mano implacable de la pobreza.
Hice un movimiento involuntario, y la jovencita se enteró de mi presencia; se encogió como un ratoncito ante un gato. Sonriendo, miré su cara triste, tímida y mugrienta. Cerró fuertemente los labios, y sus cejas delgadas temblaron; después se levantó, sacudió con aire atareado su ropa desgarrada, que conservaba apenas su antiguo color rosa, metió su muñeca en el bolsillo, y con una voz clara y vibrante me preguntó:
-¿Qué miras?
Tendría once años próximamente; era delgada, encantadora. Me miró atentamente, y sus cejas temblaban todavía.
-¡Bueno!- continuó después de un momento de silencio-. ¿Qué quieres?
-Nada... Diviértete... Yo me iré -respondí-.
Entonces ella
dio un paso hacia mí, frunció el entrecejo con expresión de repugnancia, y me dijo con voz alta y clara:
-Vienes conmigo... Me darás quince copecks.
De momento no comprendí; pero recuerdo que me estremecí ante algo horrible.
Ella se acercó, apretándose contra mi cuerpo, y esquivando mi mirada dijo con voz monótona
y tierna:
-Vamos... Yo no tengo vergüenza de hacer la carrera para buscar a un hombre... Por otra parte, no puedo salir ahora... El querido de mi madre ha vendido mi traje para comprar aguardiente... ¡Vamos!
Con dulzura y sin decir palabra la rechacé. Ella se fijó en mí con aire de extrañeza, pareciendo no comprenderme; sus labios se movían convulsivamente. Por último levantó la cabeza, mirando a lo alto, con sus grandes ojos abiertos y tristes, y dijo con voz baja:
-No hagas muecas... Te crees que gritaré porque soy pequeña. No tengas miedo. Antes gritaba, es cierto; pero ahora ya no...
Y sin acabar escupió con un aire de indiferencia.
Yo me alejé, llevando en mi corazón un horror indescriptible con la mirada de los ojos claros de la niña".

[Máximo Gorki.- 'En la cárcel'. Ed. Mundo Latino. Madrid 1929]



12.8.18

Enredado.





 (de L. A. Cuenca)
Si tienes tres twitters y tres facebooks,
seis correos distintos,
un whatsapp y dos blogs,
el tiempo se te escapa, como escapan
los contratados gigas,
buscando entre las redes
-que ya no surcan mares sino que peinan nubes-
un mensaje de ti
que mantenga aferrada la esperanza
de volver a tenerte para amarte
enredado en tus besos
los pocos días que me van quedando
en esta tierra indómita y cruel.
Al menos, sin embargo,
espero que tú pulses un ‘me gusta’
si encuentra tu perfil, este poema.

ENREDADO.
[02/08/2018]



1.7.18

Viaje.

(Google)


Las desnudas laderas que el águila regenta,

los dorados sillares de las ruinas,

las silenciosas ondas del pantano,

el manto amarillento de los pastos,

los granitos quebrados en trinchera,

las luces matinales en la encina

y tú,

-equipaje de dudas y mentiras-

viajando solitario a tu condena.

VIAJE.
27/06/2018



5.6.18

Efemérides.


¿A quién se le ocurre nacer el mismo día que Velázquez y García Lorca?
Te quedas desde ese momento sin lugar en la vida.
Congelado en un plano americano [yo nací (perdonadme)… con el cine], sabiendo que nunca te enfocarán en un contrapicado primer plano como a Ingrid Bergman.
Sobre todo si, al final, recalas en la blogosfera. Hasta que no empiezas a escribir, escribir parece la cosa más gratuita, casi la más improbable. Después llega un momento en que uno se da cuenta de que está obligado a escribir. Y uno siente desasosiego cuando no ha hecho, casi cada día, el gesto tan narcisista de llenar la ‘página’ en blanco. En realidad se escribe para esconderse uno mismo bajo su propia escritura. Para que la vida quede absorbida en ese rectángulo de papel o plasma. Pero la vida nunca se pasa a ese universo de ‘dos’ dimensiones, siempre continúa fuera de allí.

Efemérides: Aniversario en fin, que no onomástica.
Deberíamos consolarnos ¡ay! con el horóscopo del quindenio que falta:
“Mercurio, asediado por Urano, crea volatilidad.
Beneficiosa influencia de la Luna nueva.
La Diosa Fortuna anuncia triunfo, el Sol, autoconfianza y Venus… rosas rojas”.

Aunque a estas alturas del cuarenta de mayo: Dios ha muerto, los Marx están muertos y yo mismo ya no me siento muy bien.